Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To open articles without exiting the current webpage…

PEP-Web Tip of the Day

To open articles without exiting your current search or webpage, press Ctrl + Left Mouse Button while hovering over the desired link. It will open in a new Tab in your internet browser.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

De Miguel, J. (2006). Intervención. Rev. Psicoanál. Asoc. Psico. Madrid, 49(6):95-99.
    

(2006). Revista de Psicoanálisis, 49(6):95-99

Intervención

José De Miguel

¿Podemos interpretar la violencia que aparece en la cultura y entre las culturas diferentes, cuya expresión más dramática sería la guerra, como una manifestación de la pulsión de muerte? En la clínica apreciamos el ataque del individuo a todo aquello que le vincula con su realidad externa e interna y, por lo tanto, al pensamiento, consecuencia de un odio a la conciencia, conocimiento, del dolor de vivir. ¿Pero acaso no puede ser a través de la masa, grupo, su cultura, como la pulsión de muerte busque una forma de poder descargar su afán de destrucción?

En mi reflexión dejaré abiertas las preguntas sobre la pulsión de muerte pero me acercaré al momento en el que vivimos para pensar en las manifestaciones destructivas que acompañan al hombre de hoy.

Freud (1929), en El malestar en la cultura, comenta lo siguiente: «… el destino de la especie humana será decidido por la circunstancia de si y hasta que punto el desarrollo cultural logrará hacer frente a las perturbaciones de la vida colectiva emanadas del instinto de agresión y autodestrucción».

En, El porvenir de una ilusión (1927), Freud aporta una visión optimista porque imagina que la ciencia en su desarrollo y progreso rija y defina a la civilización y todo estará sometido a la racionalidad que define la empresa científica.

Y es innegable el desarrollo cultural del ser humano, de su capacidad creativa, de la conquista de recursos para pensar los problemas de la vida y de crear una cultura para la paz.

Pero, a la vez, demuestra tener una gran capacidad destructiva. Tenemos muy presente la amenaza de una guerra nuclear y de destrucción masiva. Y cada vez resulta más difícil pensar en términos de una guerra justa y controlada (la idea que se nos ha querido vender de una guerra limpia para ver en televisión o la de daños colaterales para justificar actos de barbarie militar me parece de una refinada hipocresía).

Pero,

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2020, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.