Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To sort articles by Rank…

PEP-Web Tip of the Day

You can specify Rank as the sort order when searching (it’s the default) which will put the articles which best matched your search on the top, and the complete results in descending relevance to your search. This feature is useful for finding the most important articles on a specific topic.

You can also change the sort order of results by selecting rank at the top of the search results pane after you perform a search. Note that rank order after a search only ranks up to 1000 maximum results that were returned; specifying rank in the search dialog ranks all possibilities before choosing the final 1000 (or less) to return.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

Hardoy, G.F. (1944). ESTUDIO PSICOSOMÁTICO DE LA CORIZA. Rev. psicoanál., 1(4):531-554.

(1944). Revista de Psicoanálisis, 1(4):531-554

ESTUDIO PSICOSOMÁTICO DE LA CORIZA

Guillermo Ferrari Hardoy

Comprendemos por coriza la inflamación aguda de la mucosa pituitaria por gármenes infecciosos.

Sabemos que el concepto biológico de infección no explica por sí solo la aparición de ciertos procesos infecciosos, sobre todo la del resfrío común y que esta enfermedad, tan trivial ha resistido los esfuerzos profilácticos y terapáuticos de la medicina clásica. Se ha llegado a decir que lo único que han podido hacer los especialistas contra el resfrío es llamarlo coriza.

Analicemos brevemente la evolución histórica de las ideas sobre la coriza.

Etimológicamente “coriza” viene del griego y significa “catarro del cerebro”, “Catarro”, tambián palabra griega, significa manar o fluir hacia abajo.

Los antiguos consideraban al catarro, como la palabra lo dice, un flujo de humores que caía de la cabeza sobre las membranas mucosas nasales.

Para Hipócrates el cerebro era una glándula que desembarazaba la cabeza de los humores enviándolos hacia afuera, hasta las extremidades.

“Cuando la fluxión cae sobre la garganta, el pulmón se llena de pituita lo que ocasiona la ptisis catarral”. Esta interpretación, que era en conjunto la misma de Celso y Galeno, se mantuvo mucho tiempo clásica (1).

Al final del siglo xviii, gracias al desarrollo de la anatomía patológica, Broussais relaciona los catarros con la inflamación aguda o crónica de las membranas mucosas.

Empieza aquí, en el pensamiento científico, la posición que niega el psiquismo para concentrar toda su atención sobre el cuerpo. Broussais no logró encontrar nunca, según su propia expresión, “el alma” bajo su escalpelo.

En

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2019, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.