Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To see who cited a particular article…

PEP-Web Tip of the Day

To see what papers cited a particular article, click on “[Who Cited This?] which can be found at the end of every article.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

Garma (1951). Kris, Ernst: Probleme der Ästhetik (Problemas de la estética). Int. Zeitschr. f. Psychoanal. u. Imago, Vol. XXVI, pág. 142, 1941.. Rev. psicoanál., 8(3):459-460.

(1951). Revista de Psicoanálisis, 8(3):459-460

Kris, Ernst: Probleme der Ästhetik (Problemas de la estética). Int. Zeitschr. f. Psychoanal. u. Imago, Vol. XXVI, pág. 142, 1941.

Review by:
Garma

El autor estudia alguna de las condiciones de la creación artística. Entre ellas la ilusión artística que da al espectador cierta sensación de verdadero de lo observado, sin que su yo abandone por completo su función del juicio de la realidad. Frente al desarrollo emotivo provocado por la obra artística el yo tiene que tener un cierto control, que es necesario para que exista el placer artístico. Algo análogo a lo que ocurre en el niño, cuando éste, en sus juegos, pretende dominar activamente la molestia, por ejemplo provocada por la visita del médico, a la que tuvo que someterse pasivamente.

El arte posiblemente se originó en las fiestas totémicas que reproducían el asesinato del padre primitivo. En ellas todos los presentes, formando una masa social, eran obligatoriamente al mismo tiempo autores, actores y espectadores. Gradualmente se fué diferenciando la figura del héroe que tomó para sí toda la responsabilidad del acto realizado. El artista proviene del héroe. Con sus creaciones se convierte en el conductor de la masa, en la que cada individuo se identifica con él y con sus pasiones.

La creación artística procede de la práctica de la magia. Lo parecido o lo contiguo a un objeto tiene primitivamente el mismo significado que este último y dicha identidad primitiva es la que Pigmalión pretende hacer renacer al enamorarse de la estatua que él mismo ha creado. También por esta identidad primitiva el hombre civilizado rompe la fotografía que representa a una persona querida, pero que ha despertado su odio.

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2019, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.