Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To see definitions for highlighted words…

PEP-Web Tip of the Day

Some important words in PEP Web articles are highlighted when you place your mouse pointer over them. Clicking on the words will display a definition from a psychoanalytic dictionary in a small window.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

Pichon-Rivière, E. (1953). Susan, Isaacs: Rebelious and defiant children. (Niños rebeldes y Desafiantes). Chilhood and after, Routledge and Kegan Paul Limited, Londres, 1948, 23.. Rev. psicoanál., 10(4):522-523.

(1953). Revista de Psicoanálisis, 10(4):522-523

Susan, Isaacs: Rebelious and defiant children. (Niños rebeldes y Desafiantes). Chilhood and after, Routledge and Kegan Paul Limited, Londres, 1948, 23.

Review by:
E. Pichon-Rivière

Estas reacciones son normales en el desarrollo; algunas son formas caracterologias de reacción frente a adultos y autoridades y consisten en actitudes de odio y desafío en forma más continua y con más intensidad o con menos provocación evidente. Esto puede llegar a convertirse en un patrón de conducta en la vida adulta y en los casos extremos puede manifestarse a través de la conducta de niños y adultos delincuentes. El niño demasiado bueno, por otro lado, puede encontrarse en una situación psicológica más grave que el niño abiertamente rebelde o desafiante, ya que su forma de enfrentar sus sentimientos puede a la larga conducirlo a graves enfermedades mentales. Según la A. es necesario preocuparse más por él que por los niños rebeldes. La rebeldía y el desafío son manifestaciones normales en ciertos períodos de la vida, entre los dos y tres años son muy frecuentes y entre los siete y ocho años vuelven a aparecer relacionados frecuentemente con la segunda dentición. En la temprana adolescencia las reacciones de desafío y rebeldía se presentan en su forma más dramática, son difíciles de encarar por los padres, maestros y instituciones sociales.

Un instinto primitivo como el odio puede ser utilizado como defensa contra sentimientos de amor o contra las ansiedades que los acompañan, con el fin de mantener a estos sentimientos alejados debido a sus consecuencias dolorosas. Por ejemplo, el odio es utilizado contra la posible frustración, el dolor frente a la pérdida, la depresión y la tristeza, así como frente al temor de dañar al objeto por la excesiva avidez. Este mecanismo es típico de la adolescencia como defensa contra fantasías incestuosas. En otros casos el odio y la conducta de desafío pueden ser una defensa contra el sentido de la obligación, contra el deseo y necesidad de restaurar o reparar lo que se ha dañado. También estas defensas son utilizadas frente al temor a la venganza debido a la avidez o gula excesiva y a la envidia proyectada.

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2019, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.