Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To access PEP-Web support…

PEP-Web Tip of the Day

If you click on the banner at the top of the website, you will be brought to the page for PEP-Web support.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

Abadi, M. (1956). EL AUTORREPROCHE MELANCĂ“LICO: REVISION. Rev. psicoanál., 13(2):178-189.

(1956). Revista de Psicoanálisis, 13(2):178-189

ACTUALIZACIÓN

EL AUTORREPROCHE MELANCÓLICO: REVISION

Mauricio Abadi

El objeto de esta nota es exponer determinadas consideraciones, destinadas a aclarar la estructura y dinámica inconscientes de uno de los síntomas más llamativos y enigmáticos de la psicosis melancólica, o sea el autorreproche o autoacusación.

I Contenido manifiesto del autorreproche melancólico

Sabemos que uno de los síntomas casi patognomónicos de la psicosis melancólica es el autorreproche con que se atormenta el paciente. Este síntoma (que aparece también en otros cuadros nosográficos, pero que se manifiesta con caracteres particularmente marcados y, por así decirlo, caricaturescos, en la melancolía) se caracteriza, desde el punto de vista fenomenológico, por el hecho de que el melancólico exhibe, dentro del cuadro general de su sintomatología, ideas de culpabilidad. Sus autoacusaciones suelen ser múltiples, variadas, injustificadas, irreductibles, absurdas, a veces inverosímiles y con un carácter marcadamente exhibicionista, Enlazados a la misma constelación de síntomas de clara filiación masoquista, aparecen actitudes, rasgos de carácter y tipos de conducta en los cuales una gran disminución del autoaprecio se expresa por ideas de indignidad, autohumillaciones y autoagresiones.

Este cuadro, en el cual a través del exhibicionismo masoquista se transparenta una necesidad histriónica de exhibir su autoexpiación, hacen del melancólico un penitente que se golpea el pecho declamando un enfático “mea culpa”. Aunque no implora misericordia, la finalidad oculta, el contenido latente de este mecanismo, psicoanalíticamente dilucidado, es el de apaciguar al perseguidor y lograr el perdón, como veremos más adelante.

Sin embargo, esta descripción sería incompleta si no agregáramos otro síntoma o, para ser más exactos, un aspecto más de esta misma autoacusación, o sea su carácter de confesión.

El

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2019, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.