Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To see papers related to the one you are viewing…

PEP-Web Tip of the Day

When there are articles or videos related to the one you are viewing, you will see a related papers icon next to the title, like this: RelatedPapers32Final3For example:

2015-11-06_09h28_31

Click on it and you will see a bibliographic list of papers that are related (including the current one). Related papers may be papers which are commentaries, responses to commentaries, erratum, and videos discussing the paper. Since they are not part of the original source material, they are added by PEP editorial staff, and may not be marked as such in every possible case.

 

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

Sorhegui, R. Scarizza, S. (1956). LA MNEMODISCRONÍA: CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DE LOS MECANISMOS DEFENSIVOS DEL YO. Rev. psicoanál., 13(4):388-392.

(1956). Revista de Psicoanálisis, 13(4):388-392

LA MNEMODISCRONÍA: CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DE LOS MECANISMOS DEFENSIVOS DEL YO

R. Sorhegui y S. Scarizza

Por ser muy ilustrativo, entre muchos ejemplos, escojo el de la enferma Rosa, para estudiar un mecanismo, al menos, de las “premoniciones”.

Rosa ha sido histérica toda su vida (tiene más de 50 años), y en los últimos 14, además, obsesivo-compulsiva, dominando el cuadro esta última modalidad neurótica.

En su primer coito, el marido sufrió un síncope y se “puso negro” Fué frígida siempre y el coito le producía disgusto.

A los siete años de matrimonio muere el marido, teniendo Rosa 33.

Doce años después, se suicida el sobrino Rubén de 15 años, que tenía como el marido, grandes y lindos ojos verdes. Este sobrino no tuvo relaciones continuadas con Rosa y ésta lo quería mucho.

Cinco años después de Rubén, muere Carmelina, hermana mayor de Rosa, de la que fué imago materna desde los trece años, persiguiéndola con marcado tinte paranoico.

Dos años después de Carmelina, muere el hermano Julio, el más querido.

Rosa se lava las manos compulsivamente, “por los microbios”, y cuando lo hace, “las más de las veces” —dice— “pienso en Carmelina, otras, en Cristóbal, y, a veces en Rubén”.

Informa Rosa: “Poco antes de enfermar mi esposo, un día 29, domingo, cosa rara, no salimos según acostumbrábamos… estaba en el comedor, me paré en la ventana del jardín y sentí una extraña sensación de felicidad, tan grande, que cogí miedo.

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2020, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.