Customer Service | Help | FAQ | PEP-Easy | Report a Data Error | About
:
Login
Tip: To copy parts of an article…

PEP-Web Tip of the Day

To copy a phrase, paragraph, or large section of an article, highlight the text with the mouse and press Ctrl + C. Then to paste it, go to your text editor and press Ctrl + V.

For the complete list of tips, see PEP-Web Tips on the PEP-Web support page.

(1970). Obituario. Rev. psicoanál., 27(3):665-667.

(1970). Revista de Psicoanálisis, 27(3):665-667

Obituario

Theodor Reik

El 4 de enero del corriente año falleció Theodor Reik, prestigioso psicoanalista y uno de los más estimados discípulos de Freud. Provenía de una familia judía religiosa, aunque su padre era un ateo apasionado. Según Garma, este ambiente familiar debió influir en su inclinación temprana hacia el estudio psicoanalítico de las religiones. El ritual, problema psicológico de las religiones, así como otro estudio, Los ritos de la pubertad de los salvajes, que mereció el premio al mejor trabajo sobre psicoanálisis aplicado otorgado por la Asociación Psicoanalítica, son prueba de esto. De su madre heredó su profundo interés por la música. Admiraba a Gustav Mahler, director de la orquesta filarmónica de Viena, sobre quien escribió “La melodía encantante”. Era el menor de tres hermanos varones y, según John C. Gustin, su rivalidad hacia ellos fue desplazada ulteriormente hacia otros psicoanalistas, sobre todo hacia Hans Sachs y Otto Rank.

Se casó a los 26 años con Ella, su amor de la infancia, con quien tuvo un hijo, Arturo. En 1934 tuvo que emigrar a Holanda obligado por las persecuciones del gobierno de Hitler; allí enviudó y se casó tiempo después con Marija, con quien tuvo sus hijas Teodora y Miriam.

Siendo estudiante de filosofía de la Universidad de Viena, las burlas de su profesor Friedrich Jodl sobre Freud, lo impulsaron a leer “Interpretación de los sueños”. Quedó tan fascinado que buscó todo lo que Freud había publicado hasta entonces, leyéndolo con creciente admiración. Se conectó con él y comenzó a concurrir a la clínica psiquiátrica de Lazarettgasse, a la Sociedad Psicoanalítica de Viena y más tarde a las reuniones de los miembros en casa de Freud.

Tal fue la iniciación de una relación personal y científica que duró toda la vida y marcó su destino. Su cariño y admiración por el maestro era profundo, lo cual no le impedía expresar sus críticas cuando no compartía sus puntos de vista.

[This is a summary or excerpt from the full text of the book or article. The full text of the document is available to subscribers.]

Copyright © 2019, Psychoanalytic Electronic Publishing, ISSN 2472-6982 Customer Service | Help | FAQ | Download PEP Bibliography | Report a Data Error | About

WARNING! This text is printed for personal use. It is copyright to the journal in which it originally appeared. It is illegal to redistribute it in any form.